Coaching educativo que significa y como podemos aplicarlo correctamente

coaching educativo

El coaching educativo a pesar de los muchos intentos que, desde el pasado siglo y desde distintas corrientes de pensamiento, han buscado una educación basada en valores, los sistemas educativos por lo general no han conseguido la anhelada meta de formar hombres libres y autónomos, y prosiguen arrastrando la inercia social de cumplir con lo básico: enseñar a las personas en lo preciso para “defenderse” frente a la vida.

Frente a los vertiginosos cambios socioculturales y tecnológicos, los sistemas educativos tradicionales se ven sumergidos poco a poco más en situaciones fuera de control llegando a sentirse impotentes frente a la explosiva energía que los jóvenes de esta temporada traen consigo. Dicha energía, al no ser bien centralizada, ha hecho que nuestros jóvenes pierdan el respeto por sus profesores y progenitores, a dejarse influenciar en forma desaforada por la sociedad de consumo, a proseguir íconos y modelos basados solamente en el Tener (fama, éxito, dinero), y en casos extremos a llegar a la violencia física y a organizar por Internet batallas campales al mejor estilo de las guerras medievales.

El propósito del coaching Educativo supone la instauración y realización del proceso del coaching en 3 campos centrales: el campo familiar (coaching familiar), que brinda a los progenitores de familia o bien tutores responsables las herramientas precisas para respaldar la capacitación que ofrece la escuela; el campo escolar (coaching en el sala), que prepara al educador, profesor, guía, a los orientadores vocacionales, psicopedagogos y sicólogos educativos como aconsejes en el proceso de capacitación del educando; el campo personal del pupilo, donde se ofrecen al formando herramientas que le dejen realizar la concreción de sus proyectos o bien metas.

También, resulta conveniente un proceso de coaching corporativo que involucre a directivas, administrativos y todo el personal en general de la organización educativa con miras a su alineamiento corporativo, el cual se hace evidente y se materializa en el modelo pedagógico de la corporación. Como se observa, el coaching tiene un esencial campo de acción en el campo educativo, viéndolo como la concreción de una compañía llamada “proyecto de vida individual” o bien como una compañía llamada “organización educativa”.

En suma, el coaching educativo contribuye a progresar nuestro sistema de educación usando un procedimiento novedoso y atrayente, que reporta beneficios a todos y cada uno de los agentes implicados en su puesta en práctica. Este procedimiento está fundamentado en técnicas cuyo origen podemos localizarlo en diferentes disciplinas resaltando entre ellas la Sicología. A través del mismo, se logra que la sala tradicional llegue a transformarse, en un sitio donde el pupilo llegue a ser protagonista y en el que se le guíe hacía su desarrollo, cara su libertad, cara sus metas y cara su autonomía y también iniciativa personal.

coaching educativo

¿De qué manera se puede aplicar el coaching educativo?

Siendo que en este contexto han existido y existen muchas buenas pretensiones y pocos desenlaces, naturalmente frente a nosotros aparecen las preguntas: ¿De qué forma se garantiza la eficiencia? ¿Cuál es el factor que lo diferencia de otras estrategias? ¿Qué ofrece coaching educativo que no hayan ofrecido ya otras estrategias y propuestas?

La Respuesta está en múltiples aspectos propios de la como utiliza la aproximación el coach, por ejemplo:

– En coaching educativo se establecen pactos, por ende un enseñante Entrenador no va a estar con “regla en mano” haciendo cumplir las reglas de la corporación, sino establecerá pactos de trabajo con sus pupilos, lo que significa liberarse del rol de “policía” y produce en los pupilos un profundo sentido de responsabilidad.

– En coaching educativo no se emite juicios, por lo tanto un enseñante Entrenador no criticará, juzgará, descalificará, equiparará o bien catalogará el desempeño de sus pupilos. Esto significa decir ¡Adiós a las notas!

– En coaching educativo se está en Presencia, por consiguiente un enseñante Entrenador va a saber oír profundamente a sus pupilos (sin juzgarles), no solo lo que le afirman, sino más bien lo que sienten y transmiten mediante su comunicación anatómico. Esto produce de forma automática una franca y muy valiosa conexión de confianza, respeto y cariño entre enseñante y pupilo.

– En coaching educativo se hacen preguntas poderosas, en consecuencia un enseñante Entrenador, lejos de comunicar conocimientos planos a sus pupilos, lo que va a hacer es crear el conocimiento en conjunto con ellos, codo a codo. De esta manera se logra que el enseñante se libera del peso de tener que saberlo todo (lo que ya por sí abre espacio a una actitud humilde) y en ese contexto, con sus preguntas, va a enseñar a sus pupilos a conectar con su sabiduría interna.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*